• Universidad de Magallanes

Diálogo, Respeto y Confianza en el espacio Universitario


Elizabeth Jeldres |

Vicerrectora de Administración y Finanzas


Con mis alumnos en la asignatura Comportamiento Organizacional, solemos analizar en forma participativa, los elementos y factores que inciden en las conductas colectivas, para resolver las tareas y metas, originalmente, propuestas en una organización. Y desde la Vicerrectoría de Administración y Finanzas, hemos participado en múltiples reuniones de trabajo con grupos de alumnos que buscan lo mejor para la Universidad de Magallanes. Con diálogo, confianza y la mejor voluntad, tratamos de construir acuerdos y materializar iniciativas, pero, por lo visto, no ha sido suficiente.

Al respecto, cabe citar a un destacado líder gremial, quién manifestó en Punta Arenas – y a propósito de la situación nacional – que “lo que necesitamos es diálogo y respeto para recuperar las confianzas”. Tiene mucha razón, pues cuando se opta por la fuerza y se falta el respeto, no hay diálogo posible, ni en el fútbol, ni en el país ni, menos aún, en los conflictos estudiantiles.

El análisis del caso UMAG arroja interesantes aprendizajes. Ante todo, se reafirma que la construcción de Universidad es un proyecto colectivo en desarrollo y, como tal, requiere revisiones y actualizaciones permanentes. El cuestionamiento debe partir por casa: la falta de autocrítica es la ruina de toda organización, sea ésta académica, gremial o estudiantil. Los sucesivos planes estratégicos de la institución han sido un valioso instrumento para ir corrigiendo, dinámicamente, su rumbo, y la participación de todos sus estamentos es cada vez más importante, para lo cual es relevante que están debidamente organizados y constituidos, mediante los procesos e instrumentos que así lo permitan.

En segundo lugar, se observa que existen organizaciones estudiantiles con dispares grados de representatividad. Cuanto más legitimadas estén cada una de ellas – formal y moralmente – tanto mejor será su impacto en el comportamiento organizacional de la institución que integran. El descuido puede empañar muchos sueños y esfuerzos colectivos. Por eso es fundamental velar por el respeto y resguardo de las legítimas diferencias, en un ambiente que estimule el verdadero diálogo, el sano debate, la confrontación de ideas con espíritu constructivo y altura de miras, en un lugar donde no se violente física, social o moralmente ninguna posturas y opinión, por más diversa que sea.

Tal como un reloj es algo más que la simple suma de sus piezas y partes, esta institución que promueve el bien común en nuestra región es bastante más que las unidades y organizaciones que la componen. Para que funcione, se necesita ejercer el diálogo, en un ambiente de respeto y construyendo, sostenidamente, las confianzas. Solo por la razón y jamás por la fuerza, entendiendo la confianza como un lugar que permite florecer el entendimiento, el desarrollo y el conocimiento.

comunicaciones@umag.cl

#Institución #Educación

30 vistas