• Universidad de Magallanes

Una Evolución Colectiva hacia la Inclusión


Melissa Flores| Encargada de Responsabilidad Social Universitaria Publicación Diario La Prensa Austral


Hoy estamos de fiesta en Punta Arenas. Un nuevo Carnaval de Invierno nos recuerda que esta estación del año nos distingue a nivel nacional y mundial; que aunque haya frío podemos salir de nuestras casas y reunirnos en torno a una celebración que implica baile, colorido, integración y participación familiar ciudadana.

Este año, nos sumamos a esta celebración, de la mano de la Empresa Nacional del Petróleo, otra institución estatal como la nuestra, con la cual queremos evidenciar nuestro compromiso público, y lograr que nos distinga algo más que el frío. Porque Magallanes siempre ha sido tierra de pioneros, región modelo para muchas políticas públicas, y no queremos ser menos en el ámbito de la inclusión.

En nuestra región un 24,2 % de personas 18 años se encuentra en situación de discapacidad. La discapacidad se entiende como el resultado de la interacción entre la problemática de salud que presenta una persona y las barreras que le presenta el ambiente físico y social (Organización Mundial de la Salud, 202). Desde esta perspectiva, la discapacidad no está en el individuo sino en un contexto incapacitante, que podría disminuir en la medida en que el entorno elimine las barreras, y genere oportunidades de participación social.

Si entendemos, entonces, que la discapacidad es generada por el entorno, y queremos lograr una plena inclusión, debemos trabajar en la disminución o eliminación de barreras físicas y sociales que están limitando el desarrollo y participación de todas y todos por igual. Para que una sociedad viva en inclusión, debemos generar, gestionar, hacer cosas; no es algo que haya ocurrido o vaya a suceder, espontáneamente, como consecuencia del desarrollo de las comunidades. Por eso, con ENAP ideamos PokePuq, una murga con carro integrada por miembros de nuestras instituciones y del Centro de Capacitación Laboral, y pusimos un mensaje que llama a los habitantes de esta zona a celebrar un carnaval inclusivo, en la voz de los entrenadores Pokémon. Esta animación infantil nos permitió hacer la relación entre la evolución de estas criaturas, y la nuestra hacia una sociedad más justa e integrada, y nos inspiró a trabajar en conjunto.

Nosotros, como Universidad de Magallanes, también hemos evolucionado en la apropiación de este concepto. Si bien nuestro mismo nacimiento permitió integrar a la educación superior a aquellos jóvenes que no tenían los recursos para estudiar en otra región, durante los últimos años hemos ido asumiendo este desafío desde una mirada de Responsabilidad Social aún más vinculada con la sociedad, generando alianzas, por ejemplo, con el Servicio Nacional de la Discapacidad y los Municipios de la Región en el desarrollo de una Estrategia de Desarrollo Local Inclusivo; fortaleciendo la gestión social y territorial, y capacitando a los funcionarios públicos para fortalecer de manera transversal la inclusión a nivel regional desde las comunas.

Somos una Universidad con 25 estudiantes profesionales y técnicos en situación de discapacidad, apoyados desde el año 2015 con un programa especial. Por eso también estamos conscientes de que, para lograr el tan anhelado desarrollo inclusivo, debemos prepararnos individual y colectivamente, educando a las generaciones futuras, y generando las adaptaciones necesarias y ajustes razonables para vivir en diversidad. Quienes formamos parte de esta región debemos ser capaces de valorar la diferencia individual como un aspecto que enriquece nuestro desarrollo, y actuar en consecuencia en el camino de la evolución.

comunicaciones@umag.cl

#Institución #Inserción #Salud #Educación

41 vistas