• Universidad de Magallanes

EL EMPRENDIMIENTO Y LA UNIVERSIDAD DE MAGALLANES



Danissa Bonacich Oyarzún | Directora Centro de Desarrollo de Negocios Punta Arenas de SERCOTEC operado por Universidad de Magallanes

El emprendimiento no es una moda, sino una forma de vida. Dicha frase la he escuchado mucho, últimamente. Pensar que emprender es más que generar una unidad productiva, es elevar este concepto y convertirlo en una cultura. En términos sencillos, el emprender tiene que ver con tomar decisiones riesgosas; aquéllas que te provocan adrenalina, y te llevan a generar una acción. El emprendedor verdadero es aquél que “hace”; se arriesga. Si eres de aquéllos que han tenido una idea de negocios por cinco o más años, y la resguardas muy bien para que no te la copien, eres más un soñador que un emprendedor.

El año 2015, la Universidad de Magallanes dio un paso importante para generar vinculación con los emprendedores, participando como operador del Programa Centro de Desarrollo de Negocios del Servicio de Cooperación Técnica, SERCOTEC. Aquí la visión es clara. Si se trabaja en conjunto con las pequeñas empresas, manteniendo a los académicos vinculados, y aportando con asesorías especializadas; trabajando con alumnos en práctica, y desarrollando tesis que sirvan para que a las pequeñas empresas les vaya mejor, ganamos todos. Mejores empresas generan crecimiento y trabajo, lo cual demandará más profesionales. Este modelo de articulación se está ejecutando generando muy buenos resultados a favor del crecimiento que busca el Centro de Desarrollo de Negocios Punta Arenas.

Estamos en la era de la colaboración. Incentivemos a los profesionales jóvenes a desarrollar voluntariados que les permitan adquirir experiencia. La Universidad tiene el capital humano para entregar apoyo y asesoría técnica, y dar vida a esas ideas que surgen fruto de la creatividad de las personas, con el afán de brindar soluciones a problemas reales y de la vida diaria. No todos los emprendimientos son innovadores; la gran mayoría, son tradicionales.

El emprendimiento no sólo debe asociarse a las carreras de economía y administración dentro de la Universidad. Enseñémosles a todos a ponerle precio a su servicio, a promoverse, a desarrollar su marca. Vinculemos a los alumnos/as con el problema de las pequeñas empresas, para que desarrollen habilidades técnicas así como también sociales y comunicacionales. Es importante contar con competencias conductuales, estratégicas y de negocio, porque no sólo hay que fomentar el emprendimiento, sino, además, trabajar para su éxito.

La Universidad tiene la ventaja de contar con un capital humano joven que no puede ser desaprovechado, tanto para generar nuevos emprendimientos como para apoyar los emprendimientos actuales. Sin embargo, las universidades no pueden estar solas en esta importante tarea. Fomentemos que las empresas del futuro nazcan de ideas engendradas en nuestra Universidad. Hagamos exitosos los emprendimientos regionales con una acción coordinada entre la academia, la empresa privada y el Estado.

#Institución #Negocios #Educación

13 vistas